Inicio

Pesca

Tipos

Artes

Nasas

Referencias

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tipo de Pesca

 

    También las pesquerías pueden ser clasificadas de acuerdo al tipo de embarcación y artes de pesca. En este sentido se puede hablar de de pesca de mano, de arrastre, con palangre, con caña, con trasmallo. De acuerdo a su magnitud tecnológica y económica de la actividad se puede referir a la pesca artesanal, comercial o industrial.

 

    Los pescadores que utilizan este recurso varían mucho en cuanto a su naturaleza y características generales.

 

 

   

 

 

 

En un extremo están los pequeños pescadores nativos y de base comunitaria, que muchas veces poseen métodos tradicionales y artesanales para aprovechar algunas pesquerías.

 

 

 

 

    En el otro extremo están los pescadores en mayor escala o más industrializados, a quienes preocupan poco las tradiciones que han dominado la utilización de una determinada pesquería, y en cambio hacen hincapié en su explotación con fines principalmente comerciales y lucrativos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

    Están también los pescadores recreativos que atraen miles de turistas y que aportan grandemente a la industria del turismo.

    Cuando estos grupos pesqueros pretenden explotar las mismas pesquerías al mismo tiempo, por lo general surgen conflictos. En el mayor de los casos los pescadores tradicionales están en desventaja.

 

Estado de las Pesquerías

 

    En los últimos años, la comunidad internacional ha llegado a unos acuerdos importantes con respecto al recurso pesquero. En los primeros meses del 2001 los miembros de la FAO (Food and Agriculture Organization) aprobaron un Plan de Acción Internacional para prevenir, desalentar y eliminar la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada. De igual forma en octubre del mismo año, en la Conferencia de Reykiavik se hizo un llamamiento a la comunidad mundial y se llegaron a unos acuerdos sobre la pesca responsable en el ecosistema marino. Para esas mismas fechas, entró en vigor un acuerdo de las Naciones Unidas con respecto a la explotación pesquera. La Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible (WSSD) en septiembre del 2002, aprobó un Plan de Aplicación orientado a mejorar la sustentabilidad de la pesca mundial. Este recurso es de gran importancia para los países en desarrollo.

    Por ser una de las fuentes  básicas de la alimentación, los recursos marinos son una alternativa que hay prestarle bastante atención. Durante los últimos años la industria pesquera comercial ha mostrado indicios de sobreexplotación.

 

 

 

    Se ha reportado una reducción en la pesca y escasez de peces grandes. Existe una cantidad mayor de pescadores que han aumentado la frecuencia de su actividad; situación que causa una fuerte presión al ecosistema marino.  Lo que posteriormente, redunda en una merma en la abundancia relativa y un cambio en el tamaño de la estructura de la comunidad de peces en el arrecife.  Consecuentemente, esto trae la desaparición de especies de alto valor comercial  lo que significa un beneficio menor para el pescador.

 

    El precio es un elemento determinante en la demanda de grupos de especies. Los consumidores de los países desarrollados seguirán pidiendo pescado blanco y una cantidad cada vez mayor de mariscos, pero las especies baratas seguirán siendo importantes para las poblaciones más pobres de los países en desarrollo.

    Entre los elementos que contribuyen a determinar la demanda de pescado y productos pesqueros están el crecimiento demográfico, el crecimiento económico, y un mayor poder de compra.

    Factores sociales pueden también cambiar las actitudes frente al pescado: en los países desarrollados, el pescado se considera cada vez más como un alimento beneficioso para la salud. Por lo general, la demanda se verá probablemente menos afectada en países relativamente ricos donde hay una fuerte tradición de comer pescado.

 

Artes de Pesca

 

    La nueva tecnología ha tenido un impacto importante en la pesca de peces pelágicos. Las redes de arrastre han revolucionado la captura de las especies que viven en cardúmenes, como las sardinas y anchoas (Orden Clupeiformes), atunes (Fam Scombridae), y los jureles (Fam Carangidae). Dichos métodos se basan en el empleo de técnicas acústicas sofisticadas para la detección de los peces; se han creado sonares y dispositivos de ecosonda que indican la cantidad de peces presente, así como su localización.

    Estos instrumentos como el sonar, se utilizan para detectar los cardúmenes, concentraciones de peces pelágicos y con el radar le permite al barco pesquero maniobrar los equipos con el  fin de interceptar los cardúmenes. Con las redes de arrastre para pelágicos se obtienen regularmente capturas abundantes, de centenares de toneladas.

    Con la introducción de materiales sintéticos como el polietileno, las redes se han hecho mucho más durables y se han reducido los costos, y gracias al desarrollo de las redes de arrastre para peces demersales ha sido posible concebir nuevos equipos de pesca de mayor eficiencia.

    Otras innovaciones son la navegación con ayuda de radio y satélite para localizar los bancos de peces, dispositivos para reunir peces que atraen a éstos poniéndolos más al alcance de los pescadores, y mejoras en la tecnología empleada en los buques, como la sustitución de la pesca lateral por la de arrastre de popa. En las pesquerías en pequeña escala los motores fuera de borda han sustituido a la fuerza de brazos y las velas, y también gracias a ello ha aumentado la eficacia de las operaciones de pesca.

    Se han creado equipos de pesca más selectivos, para hacer frente a problemas como el descarte excesivo y la captura incidental de especies no deseadas. Aunque en muchas pesquerías se adoptan medidas técnicas como el establecimiento de tamaños mínimos para las mallas, éstas no bastan por sí solas para garantizar la sustentabilidad, de modo que sigue siendo necesario contener el esfuerzo de pesca. Sin embargo, las nuevas tecnologías y métodos de explotación llevarán inevitablemente a un aumento del esfuerzo efectivo de pesca por buque o por la unidad que se adopte, y por otra parte los niveles de explotación de la mayor parte de las pesquerías siguen siendo demasiado altos.

 


Muchas gracias a Graciela García-Moliner del Consejo y Manejo de Pesca del Caribe (Caribbean Fishery Management Council, CFMC)

 

Fotos:

  • Mickey Amador

  • Graciela García-Moliner (CFMC)

  • fao. org

 
 

InicioPescaTiposArtesNasasReferencias

 

© Universidad Interamericana de Puerto Rico Recinto de Ponce